MIS PELÍCULAS

LARGOMETRAJES



TRUHANES (1984)

Gonzalo (Arturo Fernández), un elegante miembro de la alta sociedad, metido en negocios ilícitos de compraventa de antigüedades robadas, es condenado a dos años de prisión. Allí, acobardado ante el peligroso ambiente carcelario, busca la protección de Ginés (Francisco Rabal), un desarrapado carterista de amplio historial penitenciario; llega a un acuerdo con él: si Ginés le defiende en la cárcel frente a matones, Gonzalo promete ayudarle a él cuando ambos salgan en libertad. El primero que consigue la condicional es Gonzalo que, fiel a su tramposo egoísmo, no piensa ni por asomo cumplir su promesa. No cuenta con que Ginés, que obtiene la libertad unos meses más tarde, no va a tardar en encontrarle y reclamarle su parte del trato. Las divertidas aventuras de la pareja terminarán en un final insólito.

En mi opinión, la primera obligación de un director es contar bien una historia, seducir al espectador con la narración. Solo después de plantear bien ese objetivo, podemos pensar en añadir algo más, nuestra personal visión en torno a lo contado. Según eso, ¿de qué quería yo hablar en esta historia? De la irremisible diferencia de clase social que marca nuestro destino desde nuestra infancia. Del egoísmo, de la mentira y de la simulación. De un visión irónica de la ruindad humana. Y de cómo, en ocasiones, la amistad puede superar todo eso y convertirnos en mejores personas.
Con:
Arturo Fernández
Francisco Rabal
Isabel Mestres
Lola Flores
Vicky Lagos
Rafael Díez
Antonio Gamero
Silvia Gambino





MARBELLA (1986)

William (Rod Taylor), un marino retirado, afincado en la burbujeante Marbella, dedica su tiempo a salir a pescar en su bonito velero. Una noche tiene la mala suerte de que su pequeña embarcación se cruce con el enorme barco de un mafioso millonario; la novia de éste (Britt Eckland), ha intentado suicidarse tirándose al mar, y William que la ha visto, la socorre. Borracho y enfurecido, el mafioso aborda y destroza con su proa el barquito del marino. William decide vengarse. E idea un minucioso plan para estafar al mafioso varios millones de dólares. Para ello necesita la colaboración de tres profesionales: un falsificador, un carterista y un actor especialista en caracterización. William viaja a Madrid donde consigue encontrar a sus tres colaboradores, a los que se lleva a Marbella. Luego diseña con ellos su plan con exactitud castrense. No cuenta con que esos tres desastrados delincuentes españoles, mucho más proclives a la juerga que a la disciplina militar, van a estar a punto de dar al traste con el meticuloso plan ideado por el inglés.

Y, cómo no, aludimos otra vez a las humanas diferencias sociales, esta vez mezcladas con la inevitable distancia entre el mundo anglosajón y el hispano. También hablamos del amor. O mejor dicho de cómo enamorarnos nos desarma casi irremediablemente.
Y una confesión: los directores nos referenciamos, (inadvertidamente quizá) a las películas que marcaron nuestra juventud. Y yo ahora compruebo que en mis dos primeras volaban por mi cabeza las de la comedia italiana de los 60: Monicelli, Comenccini, De Sica…
Con:
Rod Taylor
Britt Eckland
Fernando Fernán Gomez
Francisco Rabal
Emma Suárez
Oscar Ladoire
Sancho Gracia





LOCO VENENO (1989)

Malgasté dos años intentando llevar a la pantalla una preciosa novela de Guerra Garrido, “El año del wolfram”, proyecto que se malogró a apenas dos meses de comenzar el rodaje por un estúpido error de derechos de autor. Cabreado y deprimido, acepté el primer proyecto que se me ofreció, dirigir una loca comedia escrita por el guionista Felix Cábez, en torno a la frenética aventura que malogra el viaje de vacaciones de una bella ejecutiva que se ve envuelta en una delirante trama de venenos, serpientes y enloquecidas carreras.
Yo intenté apoyarme en las comedias de Blake Edwards. Y además hacer una referencia al síndrome de la Gradiva (ya saben, el hombre que se enamora de una bella estatuta y luego, extraviado, no consigue encontrar ninguna mujer que pueda sustituirla.)
Eso sí, he de reconocer que me divertí al contar con la inestimable colaboración de varios actores maravillosos.
Con:
Maru Valdivielso
Pablo Carbonell
Julio Gutierrez Caba
Antonio Resines
Miguel Rellán
Luis Prendes
Manuel Alexandre
Antonio Gamero
Victor Cuica
Carmelo Gómez





Tango (8 películas de 85 minutos) (1992)

Este proyecto nació, en principio, como un largometraje. Mi amigo, el actor Sancho Gracia me había contado su vida: hijo de un exiliado republicano tuvo que emigrar al Uruguay con seis años, junto con su padre, su madre y su hermana. Allí vivió una infancia y adolescencia llena de dificultades económicas con una única obsesión: regresar a España para triunfar donde sus padres habían fracasado. A mí me pareció una historia digna de ser contada y a ello me puse.
Pero Sancho Gracia era un hombre que, aunque sin voluntad de escribir, sí que era un auténtico volcán creativo impulsor de los más variados proyectos audiovisuales; y al poco, me hablaba de otra idea suya: el relato de un uruguayo obsesionado con el tango que, acompañado por sus tres más fieles amigos, se establece en España donde monta un cabaret tanguero con rotundo éxito. Y a mí se me ocurrió mezclar ambos relatos, el de su personal niñez y adolescencia con el cabaret que pone de moda el tango.
Lo que en principio iba a ser un largometraje se alargó a cuatro y tras plantear el proyecto en Televisión Española, terminó diseñado como ocho películas rodadas en 35 mm y formato cine cuyo destino sería tanto la pequeña como la gran pantalla.

El proyecto, que fue escrito por los mejores guionistas del momento (Larreta, Camus, Sinde, Marinero…) necesitó más de un año de rodaje, tanto en España, con unos maravillosos decorados de Gil Parrondo, como en Argentina y Uruguay. Se exhibió en cines y en la televisión y, al parecer, tuvo después una exitosa difusión como videoserie de venta en cadenas comerciales.
Con:
Sancho Gracia
Luis Bradoni
Fiorella Faltoyano
Antonio Ferrándiz
Miguel Rellán
Conchita Montes
Angel de Andrés
Luis Escobar
Carmen de Lirio
Maru Valdivielso
Mario Santana
Y… ¡Ojo! La presentacion de… Javier Bardem.





COMO UN RELÁMPAGO (1997)

Pablo, 17 años, hijo de una exitosa abogada soltera, está obsesionado con saber quién fue su padre. Cree haberlo identificado en un antiguo novio de su madre, hoy presidente de uno de los más prestigiosos bufetes madrileños. Aunque parece que no es así. Y su desesperada búsqueda le lleva a lo que para él parece el fin del mundo, un perdido barrio de una lejana isla en donde encuentra a Rafael, un singular y divertido personaje, estrafalario, fracasado y perdido en la nebulosa del alcohol; alguien a quien, seguramente, nadie querría como progenitor. Y sin embargo, inevitablemente, Pablo verá que a través de él se contestan muchas de las preguntas que hierven en su interior.

Luego, en 1997, rodé la que siempre he considerado mi película más personal, “Como un relámpago”, que, aunque inspirada en un caso real, cuenta más de mí, creo, que ninguna otra. La búsqueda del padre. Ahí se esconden muchas claves.

Inolvidable esa extravagante pareja, Santiago Ramos (Goya 1998 al mejor actor) y Eloy Azorín, deambulando por las enrevesadas callejuelas de la Isleta grancanaria.
Ganó el “Colón de Oro” a la mejor película en el XXII Festival Iberoamericano de Huelva (la primera vez que lo ganaba una película española) y el de mejor interpretación a Santiago Ramos.
Con:
Santiago Ramos
Assumpta Serna
Eloy Azorín
Chema Muñoz
Héctor Cantolla





FUGITIVAS (2000)

Había perdido un par de años tratando de encontrar financiación para una interesante pero complicado proyecto, y en ese punto estaba cuando el productor Antonio Pérez me ofreció un bello guión de los argentinos Oscar Plasencia y Raúl Brambilla. Acepté.

La historia contaba la huída por toda la Argentina de un atracador junto con una niña. Oscar y yo trabajamos ese guión para adaptarlo a un trayecto que atravesase Andalucía desde Madrid hasta Cádiz. Y en esa trama, yo introduje un cambio que a la postre resultó fundamental: el atracador pasó a convertirse en atracadora. De ese modo, ahora serían dos fugitivas, una chica y una niña, tan desarraigadas como vulnerables, que culminarían su desesperada huída en las desoladas playas de Tarifa.

Lo que me parece más relevante fue el largo casting que realicé para la protagonista, en el que, después de probar con varias afamadas actrices encontré la revelación de Laia Marull (Premio Goya 2001) Inolvidables Laia, Juan Diego y mi hijo Miguel Hermoso.

Y una curiosidad: yo mismo diseñé el cartel en el que la chica corre junto con la niña; en él, ésta última esgrimía una escopeta recortada (una de las claves de la historia); pero la destribuidora censuró ese cartel exigiendo que se borrase el arma de la mano de la niña.
Con:
Juan Diego
María Galiana
Miguel Hermoso
Jesús Olmedo
Roberto Cairo
Beatriz Coronel
Y la colaboración especial de Santiago Ramos y Antonio Dechent.





LA LUZ PRODIGIOSA (2003)

Había pasado otros dos años trabajando en otro proyecto personal cuando recibí la propuesta de llevar a la pantalla la novela de Fernando Marías “La luz prodigiosa”. Se trataba de una fábula basada en la posibilidad de que Federico García Lorca hubiera conseguido sobrevivir a aquel inicuo fusilamiento que sufrió el 17 de Agosto de 1936. Lógicamente, yo, como granadino, sentí el inmediato e ineludible compromiso de aportar mi colaboración en una historia que concernía a mi inolvidable paisano.

El planteamiento, Federico vivo y oculto durante cuarenta años en los más recónditos recovecos de Granada, constituía un tremendo desafío que antes de aceptar medité durante un par de semanas; hasta que surgió la idea de orientar aquella historia hacia un enigmático laberinto cuya misteriosa trama hay que desentrañar.
Entonces, me reuní con el autor de la novela para comentarle la versión que yo proponía para su historia; y no sin agradecida sorpresa, me encontré con un Fernando Marías cinéfilo irredento, que me anticipó su firme convicción de que en una película el criterio que debía prevalecer era siempre el del director.
En ese acuerdo trabajamos aquella historia hasta conseguir un film que nunca dejaré de recordar. Entre otras cosas porque me supuso el impagable privilegio de contar con Ennio Morricone para la música (y constato con orgullo que, desde entonces, en todos los conciertos que Morricone plantea en los más selectos auditorios del planeta, casi siempre termina con su versión de la “Nana del caballo” de Lorca.)

Tuve la suerte de contar con todos los actores que yo propuse, entre ellos los maravillosos Alfredo Landa, Nino Manfredi, Kiti Manver y José Luis Gómez, que crea un personaje inolvidable.

Aunque para mí eso siempre es secundario, la película ha cosechado multitud de premios, entre ellos el Gran Premio a la mejor película del Festival de Moscú (De categoría A).





LOLA (PELÍCULA Y MINISERIE) (2007)

Esta vez fueron tres los años que gasté tratando de poner en marcha un par de proyectos de películas y escribiendo una obra de teatro de la que luego hablaré.

Y en esas estaba cuando Antena 3 y DA Planeta me propusieron llevar a la pantalla la vida de una de nuestras más famosas figuras de la canción española: Lola Flores.

Yo la había conocido relativamente bien; tras haber trabajado con Lola en “Truhanes” rodé con ella un par de campañas publicitarias. A Lola le gustó mi forma de trabajar; tanto que me propuso dirigir un par de proyectos que ella tenía in mente producir y que, finalmente, a mí no me parecieron viables; pero esos afables contactos que ambos mantuvimos me sirvieron para intuir que tras de aquella imagen de fogosidad que ella trasmitía públicamente, se escondía una fragilidad vulnerable que la gente desconocía. De modo que meditando sobre esa faceta suya que corroboraban varias biografías que leí (la mejor, para mí, la de mi paisano y amigo Tico Medina) propuse a los productores filmar solo sus primeros 35 años. Y enfocar su vida hacia las tremendas diferencias sociales que esa mujer tuvo que superar. (Y no sin cierta sorpresa, constato ahora, 2017, que esa circunstancia, las diferencias sociales que inevitable y fatídicamente nos marcan a los seres humanos desde nuestro nacimiento, ha planeado, consciente o insconscientemente, sobre todas las historias que he planteado a lo largo de toda mi trayectoria.)

Los productores aceptaron mi propuesta aunque me pidieron que escribiera los suficiente para producir, junto con el largometraje para la gran pantalla, dos episodios destinados a la pequeña.
Propuse a Antonio Onetti el mismo trato que he mantenido con los guionistas de todas mis películas: no importa el trabajo conjunto que hayamos desarrollado, yo escribo el último guión, aunque asumo que los derechos de autor del mismo vayan al guionista, reservándome yo únicamente los correspondientes al director.

Al final, esta película, indudablemente ideada para el éxito comercial resulta una de mis preferidas.

Con un plantel de maravillosos actores: Gala Évora, José Luis García Pérez, Carlos Hipólito, Ana Fernández, Antonio Morales, David Arnaiz, Alfonso Begara, Kiti Mánver, Mercedes Hoyos, Joaquín Romero, Ramón Villegas, Manolo Solo…
No me puedo quejar.